Todo buen videojugador nacido en la década de los ochentas vivió quizás el más grande y mejor momento de las consolas caseras y portátiles de los videojuegos, la década de los noventas. Juegos desde Mega Man 5 hasta Star Wars: Shadows of the Empire nos quitaban el sueño y con el paso del tiempo y la era de los años 2000, la vida y la nostalgia de esas tardes después de la escuela se nos escurrían como el pasado.

¿Por qué nos gustó tanto y disfrutamos tanto esa época? ¿Qué tenían los juegos en ese entonces? Muchos jugábamos por amor al juego, porque era hermoso, porque llorábamos con el ending o porque sentíamos esa impetuosa satisfacción al finalmente pasar un nivel de lo más desastrozo e imposible. Sin embargo la experiencia terminaba con un The End al final de los créditos, y no sabíamos que había detrás de todo eso.

¿Se acuerdan cuando decíamos que Mega Man, Castlevania, Ninja Gaiden y demás eran de Nintendo y nada más?

¿Se acuerdan cuando decíamos que Mega Man, Castlevania, Ninja Gaiden y demás eran de Nintendo y nada más?

Con el mismo tiempo, fuimos creciendo y evolucionando junto a las compañías que ignorábamos y solo veiamos los juegos y consolas nuevas que cada vez eran más impresionantes y avanzadas. La tecnología fue tal, que un día alguien dijo ‘¿Y si volvemos a hacer X juego, pero en las consolas de ahora?‘. Y entonces vivimos la era de los remakes, hechos con motores gráficos de la época, en diferentes consolas y con una remasterización de sprites/modelos, que nos hizo volver a brincar todos una década atrás. La serie Super Mario Advance fue un gran ejemplo durante la década de los 2000 y hoy en día, Microsoft, Nintendo y Sony nos demuestran la magia de los famosos remakes con sagas exclusivas como Halo: The Master Chief Collection, The Legend of Zelda: Ocarina of Time/Majora’s Mask y God of War respectivamente.

Nunca falta quien va más allá y un paso más adelante, y, obligadamente, muchos comenzamos a adentrarnos más en la industria de los videojuegos, al punto que comenzamos a reconocer nombres. Muchos decíamos ‘Castlevania es de Nintendo’ porque los primeros juegos de Castlevania aparecieron en la primer consola de Nintendo, pero con el tiempo fuimos aprendiendo a diferenciar nombres de desarrolladores, distribuidores y así. Aprendimos que el juego de Castlevania es desarrollado por Konami, pero hay una persona detrás de esos juegos, que trabaja para Konami, y ese es Koji Igarashi productor y director del mismo.

La saga de Super Mario Advance nos trajo los mejores juegos de Super Mario con un rediseño completo para el GameBoy Advance.

La saga de Super Mario Advance nos trajo los mejores juegos de Super Mario con un rediseño completo y cosas extras para el GameBoy Advance.

Entonces entendimos que Koji Igarashi es el líder del equipo que creó el juego de Castlevania, que trabajan para Konami, y fue distribuido para y publicado por Nintendo. Y luego nos enteramos que Konami despide a Koji Igarashi, pero sigue haciendo juegos del nombre Castlevania. ¿Qué sucede después?

Ejemplos como este comenzaron a repuntar con muchos creadores de juegos que adorábamos, particularmente de la década de los noventas. Por mencionar algunos ejemplos, Keiji Inafune, el creador de Mega Man fue despedido por Capcom y el equipo desarrollador de RARE que crearon Banjo-Kazooie ya no forman parte de la misma compañía.

La colección completa de todos los juegos de Halo en Xbox One te daba la oportunidad de cambiar de 'estilo visual' con presionar un botón. Podías jugar con los gráficos de cuando salio el juego o con los nuevos del motor gráfico de la consola nueva!

La colección completa de todos los juegos de Halo en Xbox One te daba la oportunidad de cambiar de ‘estilo visual’ con presionar un botón. Podías jugar con los gráficos de cuando salio el juego o con los nuevos del motor gráfico de la consola nueva!

La industria de los videojuegos llegó a un punto en el que comenzamos a ver a terceros metiéndole mano a nuestra nostalgia y de mala manera, crearon reboots que ignoraban las historias, los logros y el desarrollo de los personajes de nuestros juegos favoritos. Otros, de plano, siguieron haciendo más de lo mismo, ordeñando la vaca hasta más no poder, logrando así destruir íconos de nuestra infancia, como los juegos y remakes de GoldenEye 007; o de plano no está demás decir que Sonic the Hedgehog y el tren descarrilado de lo que es SEGA ahora es un vivo ejemplo.

Así, la industria siguió creciendo y los juegos siguieron siendo desarrollados para varias consolas, pero los videojugadores queríamos algo más. Queríamos revivir la época dorada, queríamos volver a lo mejor de nuestras vidas, de nuestro tiempo, de nuestra generación… Y ésta se volvió la temporada de los desarrolladores independientes.

Sonic siempre tendrá un lugar especial en nuestros corazones. Desafortunadamente la saga ha ido en decadencía gracias a SEGA y su frecuente hábito de crear juegos llenos de glitches, errores de programación y pobre historia.

Sonic siempre tendrá un lugar especial en nuestros corazones. Desafortunadamente la saga ha ido en decadencia gracias a SEGA y su frecuente hábito de crear juegos mal hechos llenos de glitches, errores de programación y pobre historia.

De repente, las tiendas en línea de nuestras consolas favoritas se llenaron de juegos de personas y estudios independientes, de distintos niveles de calidad.

Y entonces sucedió. Alguien descubrió Kickstarter. Una página que se convirtió en el medio ideal para que fans aportaran una cantidad a algún proyecto en desarrollo. Había de todo, inventos, servicios, productos… Y videojuegos.

Como si nada, desarrolladores independientes presentaban proyectos de videojuegos que intentaban emular el concepto de antaño, de nuestros mejores tiempos como videojugadores. Juegos con temáticas en 8 o 16 bits, side-scrollers, plataformas, metroidvanias, clones, etcétera. De lo más reconocido, podríamos mencionar Shovel Knight de Yatch Club Games. Fue entonces cuando dimos un paso gigante.

Shovel Knight fue uno de esos primeros juegos creados por un estudio poco conocido que nos recordó el amor por los juegos en bits de antaño.

Shovel Knight fue uno de esos primeros juegos creados por un estudio poco conocido que nos recordó el amor por los juegos en bits de antaño.

Un día apareció un proyecto, un juego desarrollado por ni más ni menos que un exempleado de una compañía que hacía juegos para las consolas. Después fueron dos, luego cuatro, y el programa de Kickstarter llegó al cielo.

Hoy en día ya existen juegos que son catalogados del nivel de cualquier juego nuevo que existe. Freedom Planet, desarrollado por GalaxyTrail, un equipo dirigido por Stephen DiDuro, un desarrollador independiente que creó un juego que parece similar al estilo de los juegos clásicos de Sonic, pero con mejoras de la época. Se ganó a pulso el titulo de ‘El sucesor espiritual de Sonic‘.

El gameplay es hermosamente parecido al de cualquier MegaMan Zero.

El gameplay es hermosamente parecido al de cualquier MegaMan Zero.

Luego, llegaron gigantes pidiendo ayuda a los fans, y Keiji Inafune creó Azure Striker Gunvolt y Mighty No.9, juegos con una temática similar a la saga MegaMan Zero y Mega Man/MegaMan X respectivamente. Después el equipo original que creó el primer Banjo-Kazooie llegó con su proyecto propio independiente: Yoka-Laylee, ya sin trabajar para RARE y Microsoft. Y el público respondió.

Comenzamos a financiar sus proyectos. A darles el recurso económico para crear lo que las compañías para las que solían trabajar les negaron, e inclusive les cerraron las puertas. Pero ¿Por qué ayudar a estos desarrolladores -ahora independientes, a crear nuevos juegos?. La respuesta es clara. Las compañías de videojuegos tienen que avanzar, evolucionar. Estan anclados al paso del tiempo y las cosas que hoy en día crean, son para las generaciones de ahora, por lo que se deshacen de quienes creen se vuelven obsoletos y destruyen las sagas de videojuegos clásicas haciendo reboots de las historias y olvidando sus inicios porque no los consideran llamativos para los videojugadores de hoy en día. Pues, un videojugador nacido en el 2000 no tiene idea de lo que disfrutamos los nacidos en los 80’s. Los desarrolladores que crecieron con nosotros, sí.

Banjo y Kazooie sufrieron diversos cambios. Desde el diseño hasta el estilo de juego. Nuts & Bolts tenia un aire de diversión, el problema fue que RARE quizo hacer un juego de Banjo-Kazooie después de correr al equipo original que creó el primero de la saga y como resultado solo obtuvieron el desprecio de los fans por un juego que resultó feo y 'no tan Banjo-Kazooie'.

Banjo y Kazooie sufrieron diversos cambios. Desde el diseño hasta el estilo de juego. Nuts & Bolts tenia un aire de comedia, el problema fue que RARE quizo hacer un juego de Banjo-Kazooie después de correr al equipo original que creó el primero de la saga y como resultado solo obtuvieron el desprecio de los fans por un juego que resultó feo y ‘no tan Banjo-Kazooie’.

Ahora, gracias a estos maestros del arte de la programación (que entienden nuestros sentimientos), y por medio de programas como Kickstarter, éstes podrán desarrollar juegos que realmente tienen ese aire a época dorada. Algo que segura y probablemente pocos videojugadores pequeños podrán llegar a experimentar en su vida.

Acá en ArataBlog somos fans de todo lo que circula nuestra comunidad, desde ánime, mangas y cómics hasta los videojuegos, por ello, te compartimos nuestro pensar sobre esta revolución de desarrolladores y sus títulos que, vienen de la mano con la mejor estación del año: La de jugar videojuegos.

Mi opinión sobre los sucesores espirituales es que esta tendencia ha ido creciendo debido a que las compañías han estado limitando a las personas, debido a que buscan solo las ganancias, los Ex-RARE son un buen ejemplo de ello, sin embargo, también este tipo de juegos tienen una expectativa muy grande, por lo que si uno llegara a fallar, esto tal vez provocaría que las personas ya no confíen tanto en los sucesores espirituales ni aunque detrás de ellos exista un nombre famoso.

Imset

Hasta ahora hay varios proyectos, unos ya terminados, otros aún en desarrollo, pero ¿Te gustaría saber qué juegos son los más sonados dentro de la categoría de ‘sucesores espirituales’? Chécate.

  • El equipo original de RARE que creara Banjo-Kazooie, ahora de manera independiente, está desarrollando Yoka-Laylee. Antes era conocido como Proyecto Ukulele.
  • Keiji Inafune, creador de las sagas de Mega Man fue despedido por Capcom. Creó Azure Striker Gunvolt, el juego con el estilo de MegaMan Zero. Actualmente está trabajando en Mighty No.9, el sucesor espiritual de Mega Man/MegaMan X.
  • GalaxyTrail de Stephen DiDuro es un equipo independiente que jamás trabajó para una gran compañía desarrolladora, pero su juego, Freedom Planet, ya es considerado el verdadero sucesor espiritual de Sonic.
  • Koji Igarashi, quien fuera creador de Castlevania y despedido por Konami, ahora trabaja en Bloodstained: Ritual of the Night, el sucesor espiritual de Castlevania.
  • Se dice que miembros del estudio original de Lucas Arts Studios (Creadores de juegos de Star Wars) están trabajando en algo después de que el estudio haya sido disuelto cuando Disney compró la marca.
  • Konami ha despedido a Hideo Kojima durante el desarrollo de Silent Hills, provocando su cancelación y el término de la alianza con Guillermo del Toro. Kojima, creador de la serie Metal Gear, probablemente siga su camino como independiente como los demás ejemplos. Ya que Konami le quitó los derechos del nombre Metal Gear, ¿Crees que Kojima se una al club?
Bloodstained: Ritual of the Night es sólo un ejemplo de lo que pueden llegar a ser los ahora famosos sucesores espirituales, junto con Yoka-Laylee, Freedom Planet, Mighty No.9 y más, seguramente nos harán revivir esa sensación única en nuestras vidas.

Bloodstained: Ritual of the Night es sólo un ejemplo de lo que pueden llegar a ser los ahora famosos sucesores espirituales, junto con Yoka-Laylee, Freedom Planet, Mighty No.9 y más, seguramente nos harán revivir esa sensación única en nuestras vidas.

¿Te gustaría ver algo así? ¿Que opinas de los famosos sucesores espirituales?

Al parecer, y después de todo esto, se terminará por crear esta nueva categoría conocida como tales (Sucesores espirituales). Y eso de que a pesar de ser proyectos completamente nuevos, con la tecnología de hoy en día, se espera que contengan también esa pizca de magia que nos hacía sentir el latir de nuestros corazones cuando dejabamos de lado nuestra realidad para adentrarnos al mundo de los videojuegos.

Share on Facebook69Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Tumblr0Pin on Pinterest0Email this to someone

Comentarios

Sobre El Autor

Nintendomaníaco, también juego de todo, pero nunca olvido mis raíces. Gamer desde los 3 años de edad. Psicólogo empresarial, Dj fanático de la música Trance, electronica, dance, house, y rock en general... Y claro, de todos los bits... Activista y locutor de radio en internet y en frecuencias. Puedes encontrarme en Steam como Spree. Mi Nintendo Wii U ID es SpreeMX y mi Nintendo Friend Code es 0490-5238-8926. Agregame!

Artículos Relacionados

2 Respuestas

  1. Diego

    Excelente artículo, yo veo con buenos ojos Kickstarter mientras no abusen de ello y nos traigan los juegos que queremos. Si todos empiezan a abusar de ello tal vez la gente deje de apoyar… o no.

    De entre todos los proyectos que están por salir muero por Yooka-Laylee, ¡Banjo por siempre!

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.